Té de hierbas, un amigo de la salud, pero con sus restricciones

En plantas, bolsitas o gotas, las hierbas suelen estar presentes en los hogares de las familias, listas para ser usadas después de un contundente almuerzo o cuando algún miembro de la casa se queja de dolor estomacal.
Pero las infusiones tienen variados atributos que a veces se desconocen, y que podrían ayudarnos en los más variados temas de salud, como son los resfríos, los dolores renales y hasta piojos o depresión.

No por nada, ya el año 2009, el propio Ministerio de Salud escribió una completa guía con 130 hierbas que tenían validación científica, para motivar entre la población su uso y difundir los beneficios de éstas.

Pero, ¿basta con comprar las que vienen en saquito? Según el naturópata Miguel Ángel Cárdenas, de Natural Clinic, “en general, las hierbas envasadas, como vienen molidas, pueden ser en realidad los palos de la planta y no la hoja, la raíz o la flor, que son lo importante en algunos casos (…) Siempre será mejor tenerlas frescas, recién cortadas, ya que su aroma y sabor es más intenso”.

Lamentablemente, se marchitan rápido, por eso recomienda la “tintura madre”, que son maceraciones en alcohol y que se pueden guardar en un frasco durante todo el año.

Además, se debe tomar en cuenta que las mujeres embarazadas, en muchos casos, no debieran consumir infusiones de hierbas, por las distintas propiedades que éstas tienen, como laxantes, por ejemplo. De hecho, Cárdenas menciona la ruda y el poleo como dos hierbas que, simplemente, ellas no pueden tomar.

En otros casos, no se recomienda ingerirlos cuando se padecen enfermedades como diabetes, ya que podría disminuir el efecto de los medicamentos.

Komentariši

Vaša email adresa neće biti objavljivana. Neophodna polja su označena sa *